2050: No está tan lejos.

design visionUna iniciativa del BCD, presentada en la Design Week de Barcelona, pretende reflexionar  sobre cómo serán el consumo, el hábitat y la salud en el 2050. 

JM Monguet. Junio 2013

Un buen amigo, médico, me enseñó hace algunos años, que la “futurización” es un ejercicio que te puede ayudar a subir el ánimo en horas bajas. La técnica, explicada llanamente, consiste en imaginar un futuro mejor, dentro de unas semanas, meses o años, según interese. Llevando el pensamiento a ese plano del futuro se consigue relativizar los problemas que tensan el presente y supuestamente ganar serenidad. Es pues cuestión de combinar adecuadamente dosis de esperanza e imaginación.  Aunque en el fondo la futurización, como sucede a menudo, no es más que elevar el sentido común a la categoría de técnica psicológica, lo cierto es que estamos muy poco habituados a aplicar este tipo de estrategias, tanto en lo personal como en lo profesional.  Otro gran amigo, tras una vida entera dedicada a la identificación de directivos, me decía que en rarísimas ocasiones había encontrado ejecutivos o profesionales que se plantearan formalmente un mínimo “diseño” (sic) de su futuro profesional.

La evidencia empírica nos dice que el mecanismo más importante, de momento,  para la difusión de la innovación es la copia. Lo que mejor hacemos los humanos es copiar, lo llevamos en las neuronas, pero ¿de dónde se puede copiar el futuro? El futuro lo copiamos en base a “plantillas”, que nos ayudan a reducir la incertidumbre. Para pensar el futuro necesitamos pues el pasado. Dar por válidos modelos del pasado que han funcionado es imprescindible, pero en según qué situaciones esta estrategia puede ser un limitador para descubrir cómo han de evolucionar esos modelos o percibir que han dejado de ser válidos. Para acabar de despistar, a menudo se reduce esta cuestión a una estrecha dialéctica entre lo conservador y lo progresista, que contribuye muy poco a identificar las tendencias de fondo.

El pasado 11 de junio en el marco de la BCN Design Week, BCD anunció un ambicioso proyecto de prospectiva. El 40 aniversario de su fundación, es un buen pretexto para promover una reflexión colectiva con la mirada puesta en el 2050. En lugar de darle vueltas al pasado, ya hay quien escribe muy bien la historia, BCD apuesta, y arriesga, por trabajar el futuro. Si la futurización tiene dosis de fe y de imaginación, ahí es donde el rol del diseño es fundamental.

El Summit Leading Businesses Towards 2050, fue el disparo de salida del proyecto. BCD encargó a 6 expertos internacionales que pensaran en el 2050 desde sus respectivas posiciones, y sus reflexiones, expuestas durante la mañana del 11 de junio, han sido una brillante introducción al proyecto. La tarde se dedicó a exponer y debatir el proyecto del BCD.

El proyecto se organiza en 3 grupos de trabajo, que abordan  consumo,  hábitat y salud, con el objeto de promover un debate colectivo sobre cómo van a evolucionar esos grandes ámbitos de la actividad social y económica y cuál va a ser el rol del diseño en esa evolución. Durante la BCN Design Week, cada uno de los tres grupos expuso una breve lista de ideas, fruto de una primera reunión de trabajo. Dichas ideas se convertirán en los ejes de la investigación.

Celebrar 40 años mirando 40 años hacia adelante

Sobre los ponentes:

Jan Williem Sieburg. http://vimeo.com/65126172
Laure Lee  http://www.thinkers.sa.gov.au/thinkers/lee/
Lorna Ross http://www.mayo.edu/center-for-innovation
Nandu Jubany http://www.canjubany.com/
Andy Goodman http://www.fjordnet.com/teammember/andy-goodman/
Rod White http://nl.linkedin.com/pub/rod-white/1/999/459